Featured General Global

El cierre de fronteras o las pruebas de fiebre en aeropuertos son medidas contra el Covid-19 sin respaldo científico

¿Cuántas personas infectadas por el coronavirus se han detectado en todo el mundo? ¿Cuál es el balance de víctimas mortales? ¿Hay personas que se han recuperado? ¿A quiénes afecta más? Con los datos de la Organización Mundial de la Salud y de otras fuentes oficiales consultadas por eldiario.es respondemos a estas y otras preguntas.

Más de 80.000 personas han sido diagnosticadas con el virus desde el inicio del brote y más de 2.700 personas con el coronavirus han muerto desde el inicio del brote.

Las medidas de salud públicas que se toman para controlar o minimizar el daño de las epidemias deben estar siempre basadas en un cuidadoso análisis del riesgo en cada momento y en las pruebas científicas que respaldan las acciones para limitar la difusión de la epidemia. De la misma forma que en el ejercicio de la medicina un tratamiento se aplica tras sopesar posibles beneficios y riesgos, en salud pública las acciones dirigidas a controlar epidemias también deberían guiarse por el mismo principio. Desafortunadamente, cuando aparecen epidemias por nuevos microorganismos, la incertidumbre, la desinformación y/o el alarmismo pueden aparecer no solo entre la población general, sino también entre sus dirigentes políticos. Esto conduce a que se tomen medidas que puedan ser más dañinas que beneficiosas, dando una sensación de (falsa) seguridad, pese a no ser realmente efectivas o proporcionadas. La decisión, por ejemplo, de cancelar el Mobile World Congress en Barcelona no tenía ningún respaldo científico.