Featured General Global News

París y Nueva York aplican duras restricciones con niveles de contagio mucho más bajos que Madrid

Las autoridades de grandes ciudades como París y Nueva York empiezan a tomar medidas restrictivas de calado, como los cierres de negocios y de instalaciones como gimnasios y piscinas, en un intento de contener la cada vez más elevada incidencia de casos de coronavirus. Lo hacen con una situación epidemiológica mucho menos preocupante que la que tienen varias regiones españolas, especialmente Madrid.  a partir de este martes, una medida que perjudica enormemente a todo un sector económico. Gimnasios y piscinas tampoco podrán abrir. La capital francesa tiene una incidencia acumulada de 260 casos por 100.000 habitantes en siete días, que si se multiplica por dos para poder comparar con el dato de España, resulta en unos 520 casos. La Comunidad de Madrid está en 586, pero superó los 800 a finales de septiembre.

Madrid no tomó medidas hasta superar una incidencia de 1.000 en varios de sus distritos, algo que expertos como Àlex Arenas, físico e investigador de la Universidad Rovira i Virgili, califican de gran error. “La reacción ha sido absolutamente tardía”, asegura, y “ahora va a costar muchísimo más aplanar la curva”. Arenas, que investiga la propagación de pandemias, augura que habrá que aplicar más restricciones, entre ellas cierres y reducción de horarios.